Falta de cuidado y de mantenimiento son los principales factores que paralizan los equipos. Una revisión frecuente mantendrá los equipos en mejores condiciones y evitará costos más elevados en la reparación

El Mantenimiento preventivo de Cuartos Fríos, es una actividad programada de inspecciones, tanto de funcionamiento como de seguridad, para los equipos o instrumentos de trabajo a los que se le pueden realizar acciones como: ajustes, análisis, limpieza, lubricación, calibración; estos deben llevarse a cabo en forma periódica.

El propósito del mantenimiento preventivo es prever averías o desperfectos en su estado inicial para mantener los equipos o instrumentos en completa operación a los niveles y eficiencia óptimos.

Este tipo de mantenimiento permite disminuir los riesgos por fallas o paros repentinos que provoquen daños en productos, equipos o pongan en riesgo la integridad del personal a cargo de operar la maquinaria o equipo.

El mantenimiento preventivo planificado y la sustitución planificada son dos políticas disponibles para los ingenieros de mantenimiento.

Algunos de los métodos más habituales para determinar qué procesos de mantenimiento preventivo deben llevarse a cabo son las recomendaciones de los fabricantes y las recomendaciones de los expertos.

El mantenimiento preventivo programado con actividades de inspección de los equipos, tanto de funcionamiento como de limpieza y calibración, debe llevarse a cabo en forma periódica con base en un plan de aseguramiento y control de validez. Su propósito es prevenir fallas y mantener los equipos en óptima operación.

Los mantenimientos preventivos se realizan con la finalidad de que las fallas sean reducidas al mínimo y que ninguna pieza o componente que presente fallas sea olvidado por más de una semana. Para ello se debe hacer un checklist que cubra cada parte del sistema, operaciones recomendadas y tiempo en el que deben realizarse.

Los responsables del mantenimiento deben desarrollar un programa que incluya las estaciones de refrigeración con todos los equipos periféricos, fuentes de energía, sistemas de iluminación y de control de condiciones ambientales, áreas de mantenimiento y de almacenamiento de partes, consumibles, equipos, pintura de exteriores e interiores, cableado e instalaciones eléctricas generales que influyan en la correcta operación del sistema.

La aplicación del mantenimiento preventivo programado es un proceso dinámico que debe actualizarse cuando se adquieren nuevos modelos o tipos de equipos, cuando hay cambios en instalaciones o remodelaciones.

El Mantenimiento correctivo de Cuartos Fríos, es aquel que corrige los defectos observados en los equipamientos o instalaciones, es la forma más básica de mantenimiento y consiste en localizar averías o defectos y corregirlos o repararlos.

Históricamente es el primer concepto de mantenimiento y el único hasta la Primera Guerra Mundial, dada la simplicidad de las máquinas, equipamientos e instalaciones de la época. El mantenimiento era sinónimo de reparar aquello que estaba averiado.

Este mantenimiento que se realiza luego que ocurra una falla o avería en el equipo que por su naturaleza no pueden planificarse en el tiempo, presenta costos por reparación y repuestos no presupuestadas, pues implica el cambio de algunas piezas del equipo.